lunes, febrero 28, 2011

    De Berlín a León, en auto-stop.

    Hay cosas que te pueden pasar al cabo del día y hacerte pasar un buen rato, o simplemente tener una anécdota que contar a tus amigos. Ayer, cuando me dirigía a Reinosa, procedente de Bilbao, paré en Hoznayo a echar gasolina y me encontré con un tipo alemán que precisamente hizo que ocurriera esto.
    Marcus (que era como se llamaba este chico), quería ir a León haciendo auto-stop y para ello me pidió si le podía llevar. La verdad es que no acostumbro a este tipo de cosas, pero me cayó bien en un principio y me animaba el hecho de compartir una conversación en inglés con una persona el resto de mi viaje.


    Así que decidí acercarle hasta una gasolinera en Reinosa, donde pudiera continuar con su viaje. Por el camino me estuvo contando un poco acerca de su viaje. Había salido hace unos 3 días de Berlín y quería ir a visitar a unos amigos en León. Para ello, quería tomarse el viaje en plan aventurilla y había decidido hacerlo en auto-stop. Más o menos, Berlín y León están separados por unos 2.200 km, pero el bueno de Marcus había echo unos 2.800 km, porque había tenido que desviarse y amoldarse a las rutas de sus "conductores". Me contó que había pasado por Ginebra y Nantes, en un trayecto un poco inusual.

    Hablando de nuestras vidas en particular, también hubo tiempo para que me explicara la situación en Leipzig (de donde era oriundo) y de como hace un par de años la crisis económica, también había golpeado con fuerza a Alemania, a pesar de que ahora estaba en una mejor situación.
    También me relató, como al graduarse en Físicas y no encontrar trabajo estable, decidió viajar a la India durante unos 4 meses, para "cambiar de chip". También había estado en Nueva Zelanda y Australia en un viaje que le sirvió para ver bastante mundo.


    Es una pena que no pudiera llevarle hasta su destino final y poder haber conversado un poco más con él, pero en fin, los viajeros tienen compañeros de viaje por cierto tiempo y no durante todo el viaje, así que gustosamente le dejé en una estación de servicio a las afueras de Reinosa, para que pudiera continuar su viaje.

    Libros

    Libros
    "Comprar libros estaría genial, si además pudieras comprar el tiempo que necesitas para leerlos... Pero como regla general, la compra de libros se confunde a menudo con la simple adquisición de sus contenidos" Arthur Schopenhauer. ---Es una gran verdad, encerrada en muy pocas palabras y que nos dice más de lo que podemos observar. Para mí, la cultura es lo único que nos hace más humanos y previene a los que somos más humanos, de dejarnos engullir por los inhumanos que creen que el dinero lo puede comprar todo en la vida.---