jueves, abril 05, 2007

    Primavera del 87

    Hoy es jueves santo, para muchos es un día de procesiones, un día festivo, el cual se puede aprovechar para estar con la familia, ó simplemente descansar.

    Para mí había empezado también así, hasta que he empezado a recordar (gracias a mi madre), que no es un día cualquiera, sino que hoy hace 20 años, tuvo lugar la particular "semana santa" de los famosos sucesos del 87, los cuales tuvieron su punto álgido en el "jueves santo".

    Para hacer un poco de memoria, conviene recordar las causas que originaron el conflicto, y hacer una breve cronología del mismo.

    "Ante las oscuras perspectivas auguradas por una crisis económica en 1969 que afectó especialmente a las industrias de construcciones navales, la S.E. de C.N., en un intento de permanecer en situación competitiva se integró en 1970 en una nueva sociedad, Astilleros Españoles, S.A., junto con otras empresas del ramo de la construcción naval: Astilleros de Cádiz, S.A. y la Compañía Euskalduna de Construcción y Reparación de Buques, S.A.

    Primera promoción de aprendices. Año 1925La falta de encargos destinados al sector naval determina que la factoría de Reinosa comience en 1975 a realizar elementos para el Carro de Combate AMX-30. Se fabrican tubos de cañón, cuñas de cierre para la artillería de 105/55 que montaba este carro, el carapace o torre directora, así como otras piezas de menor tamaño. La vuelta a la fabricación de armamento fue transitoria ya que, después de haber fabricado 280 tubos de cañón, 280 cuñas de cierre y 260 carapaces, en 1982 se entregan las piezas correspondientes al último encargo recibido.

    El 31 de julio de 1981 la factoría de Reinosa de Astilleros Españoles, S.A. se desgaja, por segregación, de esta sociedad, dando lugar a Forjas y Aceros de Reinosa S.A. (FOARSA). Un nuevo cambio de titularidad que implicaba un cambio de rumbo para afrontar tiempos difíciles de reconversi0n y modernización industrial, necesarias para mantener la competitividad y cuotas de mercado.

    Por carencia de órdenes de armamento y con destino a la construcción naval se intensifica, con éxito, la acción comercial y producción consecuente de órdenes para la exportación en los sectores energéticos, de minería, y cemento, y de bienes de equipo. Esto se vió complementado con las inversiones autorizadas en 1986 para el nuevo taller de cilindros para trenes de laminación y en 1989 para el nuevo taller de cigüeñales armados. Todo ello confiere a la factoría un aspecto de modernización que la ubica, en algunos aspectos, entre las más desarrolladas, tecnológicamente hablando, de su sector.

    Las vicisitudes de la plantilla durante la década de los ochenta reflejaron, lógicamente, las conmociones industriales y comerciales que el mundo sufrió a partir de la denominada "crisis del petróleo": la contracción del mercado, la fabricación de productos más sofisticados mediante altas tecnologías, la robotización, etc. A partir de 1985 se inició una dura reconversión que se tradujo en importantes recortes de la plantilla."

    -Fragmento extraido de Cuadernos de Campoo Nº14-

    Conviene recordar, antes de entrar en detalles, que en estos momentos se vivían en España momentos duros, debido a la crisis del petróleo, la reconversión industrial (que posteriormente desenmbocaría en una revolución tecnológica y una automatización de la industria en general), que amenazaba numerosos puestos de trabajo y no hacía ver con buenos ojos el futuro que aguardaba a los trabajadores.
    El gobierno del PSOE, votado por los trabajadores practica, sin embargo, una clara política antiobrera y de derechas privatizando sistemáticamente todo el capital publico español
    Los despidos son masivos, son meses de gran conflictividad social y laboral en todo el país; Sagunto, Cádiz, Bilbao,... son sólo algunos de los sitios donde se están produciendo enfrentamientos entre trabajadores y fuerzas del orden público.
    También los estudiantes de enseñanzas medias y de la universidad estaban movilizándose por todo el estado contra el gobierno.


    Cronología de los hechos, extraida de varios foros, pero sobre todo de éste, que es lo más completo que he encontrado:

    "7 de marzo de 1987: la prensa regional informa que Forjas y Aceros de Reinosa ha anunciado un expediente de regulación de empleo de 463 trabajadores.

    8 de marzo de 1987: En medio de las negociaciones del expediente de regulación, Alerta da a
    conocer la inminente marcha de Enrique Antolín presidente de Forjas y Aceros para ocupar la Consejería de Obras Publicas del Gobierno Vasco. En esos años el PNV gobierna en coalicción con el PSOE en Euskadi.
    La noticia desconocida hasta entonces provoca la indignación en Reinosa.


    11 de marzo de 1987: En la víspera de su nombramiento en Auria Enea Enrique Antolín acude a la factoría para recoger sus efectos personales y despedirse del equipo de dirección y del comité de empresa.
    Los trabajadores enterados de la presencia del directivo en la factoría deciden en asamblea retener a Antolín hasta el día siguiente - jura de su cargo en Vitoria- para forzar una negociación. Cientos de vecinos de Reinosa, estudiantes de los institutos cercanos, y trabajadores de Cenemesa, enterados de lo acontecido, acuden a la Naval para mostrar su apoyo a los
    trabajadores de Forjas. Horas después comienzan a llegar las primeras unidades de intervención de la Guardia Civil. Las conversaciones, ya de madrugada, entre los directivos retenidos, trabajadores, y Delegado del Gobierno no prosperan. La tensión va en aumento.

    12 de marzo de 1987: a las ocho y media de la mañana 300 antidisturbios armados con hachas y porras, y pegando tiros entran en la factoría dispuestos a rescatar a Enrique Antolín.
    La Guardia Civil empieza a actuar. Se suceden los palos y las carreras por el interior de la fábrica, se disparan botes de humo y pelotas de goma indiscriminadamente. Parte de los trabajadores se hacen fuertes en los talleres y se defienden con lo que pueden.
    La sirena tradicionalmente utilizada para avisar a la población en caso de algún incendio o catástrofe suena incesantemente; el pueblo entero empieza a tener constancia de la gravedad de los hechos que están ocurriendo. Paralelamente en el parque Cupido junto a la estación se producen enfrentamientos entre jóvenes estudiantes de los institutos del pueblo, hijos de trabajadores de Forjas y Cenemesa en su mayoría, y efectivos de la guardia civil. La crudeza de la batalla campal se extiende mas allá de la factoría. Al lugar acuden trabajadores de la factoría y más vecinos.
    El pueblo entero se siente atacado e invadido, el clima es de auténtica de guerra, cerca de 10.000 personas se enfrentan a tres centenares de guardias civiles, la superioridad en número de los vecinos obliga a los atemorizados guardias civiles a retirarse, unos incluso llegan a hacer uso de fuego real, mientras otros blanden pañuelos blancos en señal de rendición. Las fuerzas del orden son reducidas, desarmadas, conducidas a los autobuses de la guardia civil, e invitadas a marcharse del pueblo; los mandos deciden abandonar la ciudad. La refriega deja un saldo de casi un centenar de heridos graves entre trabajadores y guardias civiles, entre intoxicados por efecto de los gases, y contusionados por impacto de piedras o pelotas de goma.

    13 de marzo de 1987: Enrique Antolín jura connormalidad su cargo en Vitoria. Toda la prensa nacional, y regional se hace eco de lo ocurrido en Reinosa.
    La línea editorial de todos los medios es clara, el gobierno actuó en todo momento con corrección y se carga las tintas contra los trabajadores y el pueblo de Reinosa.

    Así DIARIO 16 publica: "Ni es democrático que se permita a la masa desenfrenada desmadrarse sin control alguno, ni se defiende la democracia actuando con tibiezas en el mantenimiento de la ley". Una editorial del diario fascista ABC señala "Si se admite el delito contra los empresarios, y la sublevación contra los policías, la más antidemocrática, anticonstitucional inseguridad cubrirá con su temible sombra a todos los ciudadanos", en otro inquietante artículo en este mismo periódico se habla de "ofensa al honor de la guardia civil y su prestigio" . Mientras el diario felipista EL PAÍS habla de "...prácticas laborales lindantes con el sindicalismo mafioso o el más trasnochado libertarismo"(sic). Ni una palabra de las practicas abusivas de la guardia civil, ni de las palizas a delegados sindicales premeditadamente escogidos, ni del fuego real utilizado, ni de las provocaciones que llevaron al pueblo reinosano a levantarse. Ni por un momento se cuestiona la política antiobrera del gobierno, ni su estrategia de destrucción de puestos de empleo que amenazaba con dejar a ciudades enteras como Reinosa en la miseria. Todos los medios cierran filas en torno al poder.

    El derecho a defender un puesto de trabajo parece un acto de terrorismo.

    La derecha de Alianza Popoular se muestra atónita al ver como los socialistas utilizan a la guardia civil para apalear a los trabajadores. Pero se muestran pacientes y cautos, saben que estas prácticas les allanarán el camino hacia el poder. Así fue.

    La tergiversación de los hechos, la manipulación de imágenes, declaraciones y datos en prensa, radio y TV sitúan a Reinosa ante la opinión pública como un grupo de energúmenos incivilizados,
    apóstoles de la violencia y el desorden.
    Las declaraciones de los responsables políticos
    son sencillamente increíbles; la ejecutiva federal del PSOE habla de "acción salvaje" y "comportamiento indigno de los trabajadores".
    Miembros socialistas del Ministerio de Interior de entonces, condenados y sentenciados por todo tipo de delitos cometidos en el ejercicio de sus cargos políticos, como malversación de fondos públicos, creación y financiación de grupos terroristas, secuestro, asesinatos..., se atreven a hacer las siguientes declaraciones;

    Luis Roldán (director de la Guardia civil en 1987) hablaba de "actuación ejemplar" de sus subordinados. José Barrionuevo tildaba de "violentos y vergüenza de la clase trabajadora" a los reinosanos. (sin comentarios . . .)

    15 de marzo de 1987: siguen ingresados en Valdecilla varios heridos en la refriega, de los cuales los más graves son trabajadores. El Alerta anuncia que armas que se encautaron a los guardias civiles durante los hechos siguen sin aparecer. Otro artículo de ese mismo día muestra la crudeza y la gravedad de los hechos: "un viejuco lloraba en un banco viendo como sus dos hijos se pegaban; uno era trabajador de Forjas y otro guardia civil"
    En los sucesivos días de marzo de 1987:
    los trabajadores de Forjas, Cenemesa, y todo el pueblo reinosano siguen con las movilizaciones en defensa de sus puestos de trabajo, al tiempo que exigen que se haga justicia por lo ocurrido el 11 de marzo. Se suceden los cortes con barricadas en la línea férrea del Talgo, y en la carretera nacional, trabajadores organizan charlas informativas en ciudades por todo el país para explicar la verdad de los hechos, se convocan concentraciones y manifestaciones multitudinarias a pesar de que el Delegado del Gobierno en Cantabria, Pallares, se niega una y otra vez a autorizarlas.

    Se convoca una huelga general en toda la comarca de Campoo. La guardia civil sigue manteniendo sitiado el pueblo, decenas de tanquetas y carros paramilitares se pasean por la ciudad, el parecido con el Chile de Pinochet de esos días es asombroso.
    Cada día se producen duros enfrentamientos, y detenciones masivas. Pese al clima de ocupación el pueblo resiste. Además otros conflictos laborales de la misma magnitud s
    e suceden en otros puntos de la región como el de FYESA en Camargo.

    En los periódicos felipistas deseantes de emponzoñar la situación hablan del sindrome Reinosa, incluso se relaciona a los trabajadores con el entorno de ETA.

    16 de Abril de 1987:más de un mes después del comienzo del conflicto laboral el pueblo continua sitiado por la guardia civil, y continúan las movilizaciones de los trabajadores para forzar una salida digna a su situación. Pero la ciudad amanece esta mañana de Abril en medio de un clima más irrespirable, aún si cabe. Algo gordo iba a ocurrir. Era el presagio de todos. Había convocada para las cuatro y media de la tarde una nueva concentración en el parque de Cupido, como todas las anteriores estaba ilegalizada, por lo cual la guardia civil acabaría interviniendo, pero lo que no sabían los vecinos es que lo harían de la forma que lo hicieron.

    Cuando todo el mundo estaba concentrado, los guardias civiles a la señal convenida ( el pitido del tren) empezaron a cargar brutalmente contra todas las personas que alli se encontraban.

    Lo que acontece desde ese momento en Reinosa hasta altas horas de la madrugada puede ser considerado como auténtico acto de guerra.
    La consigna de los mandos era c
    laro, escarmiento ejemplar.
    Más de doscientos guardias civiles fuertemente armados y pertrechados, rabiosos y ansiosos de venganza persiguen, golpean y machacan a una atemorizada población que corre a refugiarse en casas portales, bares, y tiendas. Impunemente decenas de guardias civiles derriban puertas y practican allanamientos ilegales por doquier, rompen cristales y arrojan botes de humo en sitios cerrados para hacer salir a los vecinos, quienes una vez en la calle de nuevo indefensos, son golpeados brutalmente en el suelo e introducidos en las tanquetas. Existen fotografías que muestran como los policías utiliza
    ron fuego real para abrir puertas. Dos helicópteros policiales sobrevuelan la ciudad. Los disparos de pelotas de goma son indiscriminados y realizados contra personas a una distancia mínima no permitida por la ley. Una pancarta que reza "Ramiro te vengaremos" (guardia herido en una jornada anterior) ondea en una de las muchas tanquetas que han tomado la ciudad. Julia, voluntaria de la cruz roja con su distintivo en el uniforme bien a la vista, es disparada en medio de las risas de los uniformados de verde. La funeraria del pueblo es asaltada e incendiada; el espectáculo de los ataúdes ardiendo es dantesco. Hasta los espectadores del partido que el Naval jugaba esa tarde son golpeados y víctimas del ataque. La violencia policial acabaría en tragedia; de los 85 heridos graves producto de las palizas, balas de plástico, pelotas de goma, y los botes de humo, habría un trabajador que no resistiría. Gonzalo Ruiz García, vecino de Matamorosa y trabajador de Forjas, es uno de los refugiados que en un garage se protegen de las palizas policiales; al menos seis botes de humo son arrojados al interior del angosto local, provocando la intoxicación de todos los que están dentro, el peor parado resulta Gonzalo Ruiz, quien es ingresado en estado grave en el Hospital Marqués de Valdecilla, donde acabaría falleciendo tras varias semanas de agonía.
    18, 19 de Abril de marzo de 1987: la prensa nacional da cuenta de los nuevos hechos ocurridos en Reinosa, una vez más se hace responsable a los trabajadores de la situación. Ni una palabra de repulsa por la actuación policial. Los vecinos impotentes no ven la manera de ser escuchados y de abrir paso a la verdad entre tantas mentiras oficiales. La asamblea de ciudadanos edita un vídeo con imágenes de lo sucedido no emitidas en TV. "



    Si alguien quiere emplear la información, hay un libro publicado con el nombre de "Reinosa contra el miedo" , el cual también aporta luz al caso.

    Esta es la verdadera historia y que nunca se ha contado, muy en parte porque la historia la cuentan los vencedores, y no los vencidos, y esa guerra se perdió, (como la guerra contra los romanos) aunque el pueblo ganó varias batallas (como contra los romanos) y eso es lo que tenemos que recordar.


    Que un pueblo plantó cara al estado, al poder y a todo lo que se interponía en su derecho legitimo al trabajo, a su derecho a no ser ninguneado por ningún ministro o consejero, a su derecho a la información, a no ser engañado, y sobre todo a su derecho a ser respetado, por el estado, que al fín y al cabo tiene que ser su voz; no su enemigo.

    Hoy es jueves santo, y hace veinte años de la brutal carga; en plena pre-campaña electoral, no hay ningún acto, ni ningún recordatorio de "aquello" no se recuerda a los "héroes" ni a los "martires".
    Aunque esto es algo comprensible, ya que en Abril del 88 ya se hizo una concentración conmemorativa y reivindicativa y la única representación política que acudió hasta aquí fué la de nuestro actual presidente (Miguel Ángel Revilla) y algunos miembros de su partido (PRC).

    Por eso, aunque desde las instituciones no se haga ningún tipo de recordatorio (simplemente porque estas cosas no interesan) debemos recordar a nuestros "particulares héroes", los cuales siguen siendo nuestros amigos, vecinos o nuestra familia.

    Yo tenía cinco años cuando todo esto sucedió, me acuerdo de poco ya, pero los dibujos que hice entonces de tanquetas, soldados y demás, me ayudan a recordar, junto a las fotografías, que pertenezco a un pueblo muy grande, y que es un honor y un orgullo haber nacido aquí, y sobre todo, que aunque no haya ningún acto, todo esto sigue latiendo en nuestros corazones.

    Tenemos una obligación, y es la de no olvidar esto jamás, sino recordarlo para siempre, para que nunca se nos olvide, de donde venimos y que es lo que pasó en Reinosa en Semana Santa hace ya mucho tiempo.

    11 comentarios:

    Anónimo dijo...

    joe majo, vaya artículo más wapo...historia real que emociona y pone los pelos de punta.
    Yo que sólo me acordaba de que mi madre no me dejaba pasar de "los caños" y que jugaba con las pelotas esas de goma negras y rojas...a ver quien tenía más...
    Un saludo majete...Laura O

    FARAONDEMETAL dijo...

    Si, las miticas pelotas de goma, que todos conservamos. Vaya juguetes que nos dieron . . .
    Un saludo!

    Anónimo dijo...

    yo tenía 8 años y no olvidaré jamás aquel espectáculo pavoroso que pude observar desde mi ventana: tiros, gritos desgarradores de mujeres asustadas y hombres heridos, cristales rompiendose por los disparos indiscriminados de fánaticos con uniforme,montruos verdes de metal que escupían fuego y gases venenosos, todo ello mientras mi madre tiraba de mí y me apartaba de la galería. ¿A qué vino todo aquello?,¿qué justifica tanto horror?.Cada vez que lo recuerdo siento rabia, vergüenza y miedo. Miedo a que se olvide quién perdió aquella batalla y qué es lo que se perdió. Creo que aquella panda de fascistas fanáticos fallaron en su intento de aplastar a un pueblo y nos subestimaron. Sólo consiguieron alimentar nuestro orgullo por esta tierra y hacernos sentir orgullosos por aquella causa tan noble que se defendió con sangre. Fallaron.

    Laura dijo...

    Yo me he enterado por la cancion de la Fuga... porque entre que era pequenya y que no vivia por alli...no me entere de nada...

    Me da una vergüenza ajena impresionante el trato del gobierno, policia, guardia civil, etc...

    Y por otra parte, aunque no sea de la region, me siento orgullosa del pueblo de Reinosa, y de que haya gente que sea capaz de defender con tanta fuerza los derechos mas basicos, que parece que son mas basicos para unos que para otros. Que vergüenza...

    Anónimo dijo...

    En esa batalla perdieron todos, pero quien mas perdio fueron los obreros que solo por tener derecho a su puesto de trabajo y reivindicar-lo, fueron brutalmente agredidos por un gobierno criminal que solo pensava en la sudor del trabajador para llenarse los bolsillos.
    Y al final consiguieron esconderlo de la opinion publica, ya que tenian mucha censura ni que ubiese libertad de expresion.
    A continuar en contra del empresario!!!!!!!

    Anónimo dijo...

    muy bueno el articulo , yo soy hija de uno de los participantes de las refriegas y trabajador de la naval de reinosa y aunque tenia 6 años aun recuerdo la vuelta de mi padre a casa despues de mas de 15 dias sin venir ,aquello fue vergonzoso no lo olvidaremos nunca

    Anónimo dijo...

    no es politica palablas culpa socialista y popular muy dicifir siempre cantabria jublacion 60 y 65 añosizquierda unida cierra paro civil paraque cada acabo punto enfermano.

    Anónimo dijo...
    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
    José Luis dijo...

    Yo tenía 10 años recién cumplidos por entonces. No se me olvidará jamás la preocupación que había en casa por todo lo que estaba ocurriendo.Recuerdo ver a mi padre excitado durante las comidas, dando el parte rápidamente para volver a marchar, como todos los que trabajaban en la fábrica. Recuerdo a mi madre preocupada saliendo de casa corriendo al ver las tanquetas, en busca de mi abuela, que charlaba a 200 metros de casa con sus amigas, de 89 años. Mi abuela no entendía nada de lo que ocurría, y rezaba y se presignaba pidiendo que eso no fuese otra guerra. Y recuerdo ver a mi hermano mayor entrar en casa asustado porque nada mas salir le habían disparado varias pelotas, regresando a casa y rabiando por no poder del portal. Y por ello me preguno muchas veces, yo que adoro mi tierra chica, qué hemos consiguido con todo aquello?

    FARAONDEMETAL dijo...

    Hola Jose Luis, muchas veces me pregunto yo también que es lo que se consiguió, porque al final, se ha vendido la fábrica de otra manera. De todos modos, hoy parece que estas cosas se recuerdan, pero no se aprende de ellas. Aquí tienes un enlace al grupo que tengo en Facebook http://www.facebook.com/?ref=logo#!/group.php?gid=95440833666

    Un saludo,
    Raúl.

    FARAONDEMETAL dijo...

    Por cierto, estate atento los próximos días al blog, tengo una historia que contar . . .

    Libros

    Libros
    "Comprar libros estaría genial, si además pudieras comprar el tiempo que necesitas para leerlos... Pero como regla general, la compra de libros se confunde a menudo con la simple adquisición de sus contenidos" Arthur Schopenhauer. ---Es una gran verdad, encerrada en muy pocas palabras y que nos dice más de lo que podemos observar. Para mí, la cultura es lo único que nos hace más humanos y previene a los que somos más humanos, de dejarnos engullir por los inhumanos que creen que el dinero lo puede comprar todo en la vida.---