martes, enero 14, 2014

    La necesidad de la alteridad

    Este post ha aparecido previamente en Innpulsos, un blog que realizo en colaboración con compañeros de la División de Estrategias de Innovación de Tecnalia.


    Ayer volví a estar en el seminario-laboratorio dedicado a las "Fábricas del Futuro" que organiza TECNALIA junto a la Faculta de Sociología de la UPV y en esta ocasión el ponente era Javier Echeverría. Para l@s que no le conozcáis, os puedo decir que es uno de los filósofos más importantes, a nivel nacional, de nuestra época y especialmente, cuando el objeto de estudio de la filosofía es la ciencia, la tecnología, la innovación y su relación con la sociedad. Javier es investigador de Ikerbasque y del CSIC y acumula una larga trayectoria de investigación con numerosos premios y honores.

    La charla a la que tuve ocasión de asistir ayer, tenía por título "De la Manufactura a la Ciberfactura" y creo que nadie de los allí presentes, pudo mostrar indiferencia por un tema tan apasionante (a la vez que complejo) y con tantas implicaciones sociales por dilucidar. La ponencia comenzó por puntualizar el contexto del trabajo en el S.XXI, que no es otro que lo que se denominó ayer como "Tecnotrabajo", en el sentido de que el trabajo que se realiza está totalmente tecnificado. Por ello, el trabajador que se demanda ahora, es un trabajador con un gran número de conocimientos científico-tecnológicos y que es capaz de trabajar en un entorno interdisciplinar e intersectorial.Javier también nos habló de lo que denominó como "El Tercer Entorno" y que no es otra cosa que el advenimiento de la sociedad post-industrial, en la que convergen las tecnologías BIO, TIC, NANO y NEURO. En este contexto se produce una primacía de la innovación, ya que la gestión (tal y como la conocemos) pasa a ser gestión de la innovación. En este escenario la tecnociencia no es desarrollada por los académicos, sino por los trabajadores que realizan sus actividades en corporaciones y compañías varias. Por eso, se les considera como trabajadores del conocimiento y no como académicos (pese a ejercer una labor de investigación).

    “En La Fábrica del Futuro, los que fabrican son los usuarios, no los trabajadores”
    Javier Echeverría

    La cita que he subrayado aquí, ilustra otro de los grandes cambios sociales que propone el post-industrialismo. La riqueza de muchas compañías se  mide por el número de usuarios, no por el número de bienes producidos. Facebook y Twitter son buenos ejemplos de ello, pero Google (antes de dedicarse a construir coches y gafas) es una de las primeras empresas "que cambió las reglas del juego". Esto es de lo que han hablado lateralmente autores como  Eric Von Hippel y Henry Chessbrough, pero personalmente, prefiero el artículo de Tim O´Reilly en el cuál se preguntaba qué era la Web 2.0, ya que en ese artículo están las bases de las competencias que debe adoptar una empresa en el S.XXI. 

    Por último, también se habló de la necesidad de crear espacios híbridos, productivos y efímeros, para poder construir iniciativas de gran valor añadido, pero que también tengan una fecha de caducidad, para no gastar energía si es que no se consiguen sinergias a corto/medio plazo. Y aquí es donde me gustaría enlazar con el título del post (seguro que os preguntábais de que iba este título tan raro), ya que cada vez es más complejo "tender puentes" entre sectores y disciplinas por la creciente complejización del entorno.

    Hoy en día, no sólo la ciencia y el trabajo están tecnificados, si no que las relaciones y los medios y modos de comunicación son víctimas de esta situación también. Este es un tema que personalmente encuentro bastante interesante y que es estudio de psicólogos, sociólogos, antropólogos y filósofos normalmente. Grandes voces en la materia, como la de Sherry Turkle han alzado la voz respecto a esta pérdida de capacidades comunicativas, afectivas y de socialización, ya que están generando incidencias a la hora de gestionar nuestra soledad e individualidad. Incluso, también se suele hablar de tecnologías fáticas a la hora de catalogar a las nuevas tecnologías de comunicación, por su incidencia en esta función del lenguaje.

    La alteridad no es otra cosa que la capacidad de crear empatía con otra persona y por ello, es un concepto que debe ser vuelto a poner en relevancia, ya que hoy en día debemos tener presente la necesidad de cooperar y crear sinergias con profesionales y organizaciones de otros sectores y disciplinas. Cooperar es difícil, pero a cooperar se aprende y la figura del dinamizador de este tipo de entornos, es una figura que cada vez debe ganar más importancia por su capacidad para generar entornos en los que la hibridación, posibilite la innovación y la generación de nuevo conocimiento.

    Es el clásico; "Learning by Doing"

    Libros

    Libros
    "Comprar libros estaría genial, si además pudieras comprar el tiempo que necesitas para leerlos... Pero como regla general, la compra de libros se confunde a menudo con la simple adquisición de sus contenidos" Arthur Schopenhauer. ---Es una gran verdad, encerrada en muy pocas palabras y que nos dice más de lo que podemos observar. Para mí, la cultura es lo único que nos hace más humanos y previene a los que somos más humanos, de dejarnos engullir por los inhumanos que creen que el dinero lo puede comprar todo en la vida.---